domingo, junio 05, 2005

The Monterrey Post 02

Les juro que llegó un momento en el que la gente empezó a gritar "fraude, fraude". Y había razones de sobra. Una hora y media antes del inicio del concierto la fila para entrar era de no menos de un kilómetro. No me explico semejante estropicio por parte de los organizadores. No sólo la cola era larga. Tampoco hubo UNA SOLA PERSONA que atendiera las dudas de las decenas de personas que no sabían si tenían que formarse ahí o si su entrada era por otra puerta. Menos hubo control sobre la gente que se metía a la fila y sólo a la buena educación de la gente puedo atribuir el hecho de que no ocurriera un incidente violento en ese sentido.
Luego de pasar los detectores de metal (más bien ormanetales: cada persona que pasaba hacía sonar la alarma sin que eso preocupara al escasísimo personal que controlaba la entrada), el caos reinaba en el Parque Fundidora. Una vez más, ningún señalamiento para ubicar las localidades y, los pocos acomodadores que había, aturdidos por decenas de personas que solicitaban sus servicios. Con mucha suerte llegamos a nuestros lugares. Lamentablemente se encontraban a tres filas de un pasillo por el que la gente no dejaba de pasar ni siquiera media hora después de empezado el evento. Nunca mejor dicho: el desconcierto era total. Un grupo de asistentes, en nuestra zona, decidió hacer justicia con mano propia y de plano clausurar el pasillo que nos impedía ver el escenario (se recorrieron un par de metros hacia adelante y obstaculizaron el paso de quienes buscaban sus lugares).
Mucha gente estaba molesta y, cuando la orquesta empezó a tocar el "Huapango" de Moncayo, en varias partes del Parque se empezó a escuchar el grito de "fraude, fraude". Duró poco, y no se repitió, pero hizo notar la gran molestia del "respetable". El resultado final fue que centenas de personas se quedaron varadas entre los pasillos y fueron obligadas a ver el concierto de pie. Más tarde me enteré de que un amigo de Foco se quedó fuera del Parque, con dos boletos de 840 pesos en la mano: parece que como a las 9:30 cerraron las puertas y sólo dejaban entrar previa advertencia de que sería bajo su propio riesgo, pues algunas de las tarimas que sostenían las tribunas estaban flojas. Luego, dos personas más me comentaron que en la televisión corrió el rumor de las tarimas flojas y que incluso en algún medio se habló de un accidente durante el concierto. El caso es que la organización fue un absoluto desmadre. Y una lástima, claro. Porque el concierto de los Tres Tenores era la carta de presentación del Fórum Universal de las Culturas que se celebrará aquí en 2007. Es triste decirlo, pero después de lo que vi hoy pienso que Monterrey no merece el Fórum. Si el gobierno de la ciudad (y el del estado) no es capaz de contratar una empresa con la experiencia y los medios necesarios para organizar un evento de este tipo, no me quiero imaginar cómo se les va a salir de las manos un evento como el Fórum. Si yo fuera Natividad González estaría muuuy preocupado (y más encabronado), porque el ridículo, la exhibición de incompetencia, fue total.
Del concierto en sí espero escribir más adelante. Fue bueno. Pero la nota, por decirlo en términos periodísticos, estuvo en lo atroz de la organización y no en el concierto en sí.
Lamentablemente.

2 comentarios:

LIC. FERNANDO SANCHEZ L. dijo...

EN EFECTO MUY LAMENTABLE LO SUCEDIDO EN MONTERREY. MI ESPOSA Y YO VIAJAMOS A MONTERREY DESDE SAN LUIS POTOSI ESE DIA PARA ASISTIR AL CONCIERTO, ERA SU REGALO DE CUMPLEAÑOS. PUDIMOS ACCEDER DESPUES DE HORA Y MEDIA EN UN CONGESTIONAMIENTO DESESPERANTE, Y OLVIDANSE DE ENCONTRAR NUESTROS LUGARES (NARANJA $750.00 CADA UNO), NADIE INFORMABA ERA EL CAOS, PARECIA UNA ESCENA DE LA PELICULA "TITANIC", (AQUI SE HUNDIO PARTE DE LA TARIMA), GRUPOS DE PERSONAS ELEGANTEMENTE VESTIDAS VAGABAN DESESPERADOS Y SE NEGABAN A CREER LO QUE YA ERA UNA REALIDAD, EL EVENTO ERA YA UN CAOS, Y CASI AL GRITO DE AGARRE LA SILLA QUE PUEDA, Y LOS COROS DE LA INDIGNACION CON GRITOS DE FRAUDE, SE GENERO LA ANARQUIA. NOSOTROS CAMINOS HACIA UNAS GRADAS Y NOS SENTAMOS RESIGNADOS EN LAS ESCALERAS MIENTRAS MI ESPOSA COMENTABA A LOS AHI PRESENTES SOBRE LO QUE PASABA, Y QUE HABIA GENTES DE GRAN PARTE DEL PAIS Y EXTRANJEROS EN MEDIO DEL CAOS. UNA SEÑORA EN VOZ ALTA EXCLAMO QUE ESTABA AVERGONZADA DE LO QUE PASABA COMO REGIOMONTANA QUE ERA Y NOS PEDIA DISCULPAS POR LOS ERRORES DE "NATY" (SIC), Y QUE VIENE NUESTRA MAYOR SORPRESA, SORPRESIVAMENTE DOS JOVENCITAS DE MONTERREY SE LEVANTARON Y NOS PIDIERON QUE POR FAVOR OCUPARAMOS SUS LUGARES, NOSOTROS DESDE LUEGO NOS NEGAMOS Y AGRADECIMOS TAN NOBLE GESTO, MAS CON LA INSISTENCIA DE ELLAS Y OTRAS PERSONAS TUVIMOS QUE ACEPTAR MUY AGRADECIDOS SU OFRECIMIENTO, Y ASI PUDIMOS DISFRUTAR DE DOS HORAS Y MEDIA DE UN BUEN CONCIERTO.
EN CONCLUSION: QUE PENA PARA LAS PERSONAS QUE VIAJARON HORAS E HICIERON FUERTES GASTOS PARA ASISTIR A ESTE EVENTO Y REGRESAR DEFRAUDADOS, QUE PENA POR EL GOBERNADOR DEL ESTADO QUE DIJO QUE ESTOS INCIDENTES "SIEMPRE PASABAN", QUE PENA POR LAS AUTORIDADES QUE BRILLARON POR SU AUSENCIA. PERO MI TOTAL RECONOCIMIENTO AL PUEBLO DE MONTERREY, QUE NINGUNA CULPA TIENE DE ESTE "DESCONCIERTO", PERO QUE HICIERON PROPIA LA PENA AJENA SIN MERECERLO, Y ANTE TODO POR SU GESTO AL DARNOS SUS LUGARES. ME GUSTA MONTERREY Y SU GENTE, PERO TENGAN CUIDADO CON ESTOS EVENTOS QUE AL FRACASAR CREAN UN DESCREDITO QUE LOS REGIOMONTANOS NO MERECEN. GRACIAS

Pepe dijo...

Lic. Fernández: A mí también me sorprendió, agradablemente, la actitud del público regiomontano. En general, por lo que yo vi, la gente asumió el caos con calma (aunque no con resignación) e incluso diría que con sentido del humor. Aquí, en el DF, creo que hubiera sido diferente y la fila de una hora y media, con gente colándose en todo momento, hubiera ocasionado más de un incidente violento.
Qué bueno que fue así. Una muestra más de que, al menos en este caso, la gente no tiene el gobierno que merece. Saludos, y gracias por la visita.