sábado, enero 22, 2005

Prescindir de lo anecdótico

Eso es lo que dice mi asesora, desde Los Ángeles vía mail, que debo hacer al reescribir la introducción de mi tesis. ¡Y yo que pensé que a los lectores les gustaría saber mis razones de la tesis! Pero no, al parecer lo que quieren es una hipótesis y cosas así. Vaya cosa. En fin, yo a reescribir introducción y conclusiones. Y, de todos modos, a sólo unos pocos días de entregar el texto definitivo a la universidad. Que me doblo, pero no me quebro.

3 comentarios:

Jorge Pedro dijo...

pues sí. es que una tesis no se lee, se escribe.

Anónimo dijo...

Yo también estoy haciendo mi tesis, he invertido año y medio en la revisión teórica y pronto me daran luz verde para aplicar el proyecto. Sé que el camino es pesado y que en muchas ocasiones aparece la sensación de que será dificil concluir con el trabajo. Sin embargo una vez que se ha terminado, se sabe que ha valido la pena la inversión por la satisfacción que produce el decir: "Esto lo hice yo", por eso es que quisieramos expresar en nuestro trabajo final todo aquello que vivimos y aprendimos al ir construyendola. Muchas felicidades por el logro de la tesis, espero algun día ver un ejemplar; quiza pueda verla el día que te invite a la presentación de la mía. Saludos y felicidades.

Pepe González dijo...

Anonymous:
Cuenta con un ejemplar, sin duda. Sólo tienes que decirme quién eres. Creo que ya sé, pero si nos conocemos pienso que el anonimato es innecesario. Si no quieres poner tu nombre en el blog puedes mandar un mail a la dirección del mismo: ergozoomblog@yahoo.com.mx
Saludos, y gracias.
PP.