domingo, julio 20, 2008

Ahoj, Praha!

Praga. Día dos.
Sólo he visto un Starbucks. Un McDonalds y un KFC. Es mucho más fácil encontrar cerveza Pilsner que Budweiser. No he visto un sólo póster de The Dark Knight. Y, aunque la ciudad rebosa turistas, basta caminar una o dos cuadras contra corriente para volver a escuchar incomprensible checo y sólo eso.
La comida es deliciosa y abundante. La gente es amable y bonachona. Orgullosa, pero abierta.
Praga tiene más de un milenio fundada, fue capital del Sacro Imperio Romano en el siglo XIV. Capital de un gobierno repúblicano sólo desde 1918. Ocupada por los nazis --ante la indiferencia absoluta del mundo-- y subyugada por los soviéticos que la "liberaron" después de la Segunda Guerra. La ciudad rezuma historia y angustia... pero susurra esperanza.
El checo es ininteligible para un mexicano. Pero en este teclado sí puedo poner los acentos que en una computadora estadounidense no.
La foto es de hoy, en el camino al Castillo de Praga. Den click para ver las chidas calcomanías.
---
Nota al pie del viaje: estoy terminando de leer el Tratado de ateología de Michael Onfray. En el vuelo del DF a Atlanta iba yo sentado junto a un judío. Kosher buena onda. De Atlanta a Praga me tocó un bautista evangélico. Viejito muy amable. Y acá no puedo voltear sin ver la torre de una iglesia. En las últimas horas he entrado --como turista, claro está-- a más capillas de las que había visitado en, digamos, la última década... Son lugares fascinantes, algunos incluso bellos.
Si creyera en Dios, pensaría que me está haciendo ojitos...


1 comentario:

Dar dijo...

la Budweiser checa es diferente a la gringa.

http://es.wikipedia.org/wiki/Budweiser

Si sigues en praga te recomiendo un restaurancito

Klub Architektu
Betlemske Namesti 169/5A
110 00 praha 1
tel 420 2244012114

www.klubarchitektu.com

Lleva buena compañia, ir solo puede resultar contraproducente.

Praga es uno de mis lugares favoritos =). Tengo una obsesión por Kundera.