domingo, julio 29, 2007

6 veces 6

"Pero no se ponga nervioso".
Su pulso temblaba. No el mío. Falló por tercera vez. Dos en el antebrazo y una en el dorso de mi mano izquierda.
"Discúlpeme, de verdad. Es la primera vez que me pasa".
Salió un momento de la habitación y cuando volvió me dijo que había llamado a una enfermera experta en "venas difíciles", que fue como llamó a las mías.
La enfermera experta probó con mi otro brazo. Empezó a sacar sangre casi de inmediato. Dijo que la tenía muy espesa, dándole la razón científica a todos los que piensan lo mismo de mí, jaja.
Sólo pudo sacar 5 mililitros, de los 10 que necesitaba. Otro pinchazo errado en el brazo. Para el sexto, la enfermera hundió sin piedad la aguja y vio con regocijo cómo mi cuerpo respondía (así por las buenas, siempre responde) llenando la jeringa. 10 mililitros de un jalón. Ahora sobraba sangre. Llenaron tres tubitos y me dijeron que podía pasar a recoger los resultados mañana.
Mi sangre es espesa, oscura y muy cálida. Y bien difícil de ser extraída.

3 comentarios:

... dijo...

Si no duele no sirve, Espesa ha de tener la enfermera la cabeza. jajajaja

Atte.
Yescheva

Pepe dijo...

Jajaja. Sí. Cuando me dijo sobre la sangre espesa pensé: "¿Me sabe algo o me habla al tanteo?" Saludos.

Monarca dijo...

Eso quiere decir que tienes atole en las venas?, wow me sorprende q hayas aguantado 6 piquetes, pero la verdad es q es necesario ahora q pueda tambien me hare una quimica de sangre,una vez me iban a sacar sangre en CU y yo "no!!!", pero como era para la UNAM no podia reusarme y cuando ya iba a pasar yo dijo una enfermera "disculpa no es necesario hacerte examen de sangre" a lo cual no supe ya si era bueno o malo.