jueves, julio 13, 2006

Un hallazgo


No veo mucha televisión. Me molesta la exclusividad que requiere (no poder hacer otra cosa mientras la ves) y tengo la idea de que sus producciones son obligadamente de baja calidad, dada la velocidad a la que se trabaja en ese negocio que, evidentemente, no conozco bien.
Soy también muy pero muy desconfiado de lo que está de moda. Mi personalidad contreras me hace rechazar en automático casi cualquier cosa que tenga éxito entre el público masivo.
Así que sabía, desde hace rato, de la existencia de Six Feet Under, pero como era una serie de televisión y había sido tan bien recibida por los ratings no me llamó la atención per se. Tampoco el tema era atractivo. ¿Qué de interesante podía ser la vida de una familia entregada al negocio funerario?
A mí mamá se la recomendaron dos colaboradores de mi papá, diseñadores gráficos en ciernes. Primera señal positiva: son gente creativa y adeptos a productos de calidad estética con estándares superiores a la media. Mi mamá, culta y amante del buen cine, me dijo que la serie le parecía buena incluso en la segunda temporada. Luego leí una nota en Letras Libres que aplaudía la base literaria de la serie. Me enteré de que Alan Ball, guionista de Belleza Americana (no mi película favorita, pero sí una que en su momento me gustó bastante), era el creador de la serie. Y, bueno, la semana pasada empecé a ver la primera temporada.
No los atosigaré con los detalles de por qué me ha gustado tanto (los mencioné, al menos parcialmente, en las líneas superiores). Bastará que les diga que creo haber descubierto el mejor lado de la televisión. Uno que no conocía y ni siquiera imaginaba. Desde la secuencia inicial de créditos (musicalizada por Thomas Newman, el mismo de Belleza Americana y Lemony Snicket) la calidad es superlativa. Qué decir del elenco, el desarrollo de los personajes, la profundidad de la trama (basada, claro, en hechos tan simples como la muerte) y la técnica de los directores (sobrios, y sin embargo brillantes)...
Cierto. Llegué tarde a Six Feet Under (la primera temporada es del 2001)... Ignoro si el talento de su creador, sus directores y guionistas da para mantener la serie a tan alto nivel durante cinco años, pero el principio al menos es muy alentador.

6 comentarios:

Kike dijo...

Amigio mío: te cuento que la serie es en pocas palabras MUY BUENA, rayando en EXCELENTE. Bien dice el dicho "nunca es tarde..." (complete aquí). La serie tiene su complique pero tiene una narrativa que te captura. La última temporada (me parece) la van a pasar en WARNER, así no te la pierdes. Sino, siempre queda la opción de alquilarla en Blockbuster o comprar las temporadas, que está buena, tío! Y que te lo digo yo. (je-je-je)

Andromeda Velut Lua dijo...

Brincoteando por los canales de la TV te puedes encontrar uno que otro programa medianamente bueno, la verdad es que conincido en que este medio sólo es entretenimiento superficial, no requieres digerir nada, porque todo te lo da demolido y en la boca - por eso prefiero los libros -.

Buen Blog.

Desde Andrómeda...

Fairest Creature dijo...

Buaaa, yo nunca lo encuentro.
Las tres o cuatro veces que lo he topado azarosamente me ha gustado bastante...
Pero siempre lo cambian de horario o no sé.

Pepe dijo...

Kike: ¿Conoces otra serie que sea por el estilo? Apenas voy en la primera temporada de ésta, pero me gustaría saber si hay otras igual de buenas.
Andrómeda: Puestos a escoger, yo también prefiero los libros, pero creéme que esta serie vale la hora frente a la tele.
Diana: Seguro te gustará. Está bien escrita y por momentos tiene un humor ácido que creo te complacerá.
Saludos a todos, y gracias por venir.

Anónimo dijo...

Precisamente ayer acabo de ver el último capítulo de la serie. No estoy seguro si la calidad dél guión se mantiene durante las 5 temporadas, pero lo que sí me queda claro es que un programa de televisión como éste es lo suficientemente seductor como para mantenerte interesado de principio a fin. Saludos.

Kazuga

Pepe dijo...

Ps ya estoy por terminar la primera temporada. Parece que cierra bien, y arriba. No deja de sorprenderme la calidad de la producción y de los actores: incluso en los roles secundarios el casting es casi perfecto... En fin. ¡Saludos!