viernes, abril 21, 2006

Game. Set. Match.


Posted by Picasa
No parece una película de Woody Allen. La buena noticia es que lo es.
¿Qué no parece de Allen? Está filmada completamente en Londres (no en Nueva York); dura casi tres horas (la más larga en su filmografía); los personajes no son perdedores (todo lo contrario); la banda sonora está integrada por arias de ópera (y no por solos de jazz) y la historia es un drama, no una comedia.
Un jugador de tenis retirado, Chris Wilton (Jonathan Rhys-Meyers), entabla una buena relación con Chloe (Emily Mortimer), hija de un millonario británico. No la ama pero, por lo menos al principio, la quiere. Hasta que llega a su vida Nola Rice (Scarlett Johanson), en ese momento novia del hermano de Chloe. Él creee que la ama, aunque luego se da cuenta de que ella sólo significa la diferencia entre amor y lujuria. Previsiblemente, las cosas se complican. Y mucho.
La premisa de la película es que vale más tener suerte que ser bueno. La justicia es una casualidad. A mí esa me parece una posición interesante, porque creo en ella. Los "buenos" no ganan (cuando lo hacen) por ser buenos, sino porque tienen suerte. Eso me recuerda algo que le escuché recintemente a Julio Villanueva Chang, el cronista peruano: "Ser bueno es fácil; ser malo es más fácil. Lo difícil es ser justo". Y algo que viene en Manhattan, también de Allen: "Talent is luck; the important thing in life is courage".
Bueno, véanla y díganme qué opinan. Que yo empiezo a divagar, y no paro.
¡Abur!
PS.- Por cierto: la película es Match Point; en español tradujeron el título (inadecuadamente, para variar) como La Provocación.

2 comentarios:

Aldonza dijo...

Justo he visto esta película el día de ayer. La sorpresa ha sido mutua. Gusta...injustamente, pero gusta.
¡Y pensar que algunos hemos perdido tantos años de nuestras vidas siendo buenos! Aunque viéndolo bien, sólo hay una cosa peor que una persona buena y es una persona buena sin suerte. Para reflexionar, indeed.

Lau dijo...

Yo quiero ver esta película, pero por aquí todavía no estrena, buh.