jueves, septiembre 29, 2005

Life is a Cabaret!

¡Qué buena película es Cabaret!
Desde hace años, gracias al buen gusto musical de mi papá, conocía el soundtrack. Canciones como "Money" y "Tomorrow Belongs to Me" han sido, desde siempre, parte de la banda sonora de mi vida, pero nunca había visto la película, que hoy me ha parecido casi genial.
Un musical inteligente, divertido, agudo. Liza Minnelli, estupenda. Qué decir de la música, las letras y las estupendamente montadas coreografías.
Pocas veces, creo, la decadencia ha sido tan fascinante. Ubicada en la Berlín de 1931, dos años antes de que Hitler asumiera el poder en Alemania, la película no pierde espectacularidad, ni se torna densa, al abordar la descomposición social alemana de esos tiempos... y obviamente no me refiero sólo al desbocado Kit Kat Klub, del que Sally Bowles es estrella (¿un adelanto de lo que sería el 54 de NY en los '70?).
Si no la han visto, háganlo pronto. ¡Vale mucho la pena!
(Cabaret, 1972, fue dirigida por Bob Fosse con base en el musical escrito por John Kander y Fred Ebb. Actúan en ella Liza Minnelli, Michael York y Joel Grey. Calificación ergozoom: 90)
PS.- ¿Alguien ya vio el musical en México? ¿Es bueno? Tengo curiosidad.

3 comentarios:

Berenikkha dijo...

Pues a mí me dijo mi papá que el musical en México está medianamente bueno aunque con algunas fallas, eso cuando salía Itati como Sally... ahora que protagoniza Tiaré no sé como esté, pero vamos a verla no? así lo checamos por nuestra cuenta... por cierto, a mí también me gustó mucho la película, precisamente ahí me hice fan de la Minelli... y ni qué decirte del sound track... por lo pronto... vamos al Teatro Insurgentes?

Lénica dijo...

...la decadencia NUNCA serà fascinante, lo es estando afuera, el infierno emocional de sally es "extremo" (ojo con eso).

Excelente filme, sin duda, de los mejores en mi historia como expectadora, y el musical en el insurgentes, dudo de su calidad, tampoco lo he visto, postea cuando vayas.

Pepe dijo...

Leni:
Creo que tienes razón al decir que la decadencia es fascinante siempre que se vea de fuera. Y que las broncas de Sally, más allá de simpáticas son, sobre todo, tristes. Saludos, y gracias por venir.