domingo, junio 26, 2005

Mercader de Venecia

Se supone que uno debe poder ir al teatro sin haber leído la obra en cuestión y entender lo que ocurre en escena (pues el teatro está escrito, precisamente, para ser representado, no para ser leído). Bueno. Pues yo no he leído El Mercader de Venecia, pero fui a la obra anoche, y no pude atar cabos de lo que vi en sobre las tablas. Qué decepción.
El montaje corre a cargo de la Compañía Nacional de Teatro, lo cuál es aún más desconcertante. La adaptación ubica la obra en la Venecia de finales de los '30. Hay una muy buena parodia de Hitler y la divertida aparición de un "rey mexicano" (un charro), pero más allá de esos guiños poco shakespearianos a la concurrencia contemporánea, hay poco qué rescatar. El vestuario de los actores es por momentos muy adecuado (a los años '30), pero a veces salen vestidos con atuendos medievales e incluso clásicos. No hay una línea del tiempo bien definida, y la fragmentación del tiempo y el espacio en escena no parecen justificados.
Los actores bien, aunque cargando las tintas (mucho) en los momentos dramáticos, a tal grado que por momentos se encuentran a punto de causar risa en vez de tristeza o dolor. Hay una escena, poco después del intermedio, que emula un juicio en un tribunal. Contiene todo lo malo de la obra, y dura como media hora. Recuerden al coronel Jessep y al teniente Kafee en Código de honor y se darán una idea. Ahora eran Shylock y Antonio a punto de gritarse: "You want the truth?... You can't hadle the truth!!!" Se ve bien en una peli de cadetes justicieros, pero en una obra de Shakespeare nnno lo creo...
De la escenografía y la iluminación sólo puedo decir que vi cosas mejores en mis tiempos de preparatoria: sin demeritar el estupendo trabajo de Enrique Cortés, pero poniendo muy en duda la capacidad de la que debería ser una de las mejores compañías de teatro del país.
---
El Mercader de Venecia, de William Shakespeare, se presenta traducida por José Molina Foix y adaptada por Raúl Zermeño y Jorge Rodríguez en el Teatro Julio Castillo. Dirige Raúl Zermeño. Actúan Fernando Becerril, Juan Manuel Bernal y Jana Rauly, entre otros. La localidad cuesta 150 pesos. Calificación ergozoom: 60.

2 comentarios:

Tiro dijo...

Ves? Debieron de haber ido a ver "Orgasmos" mejor!

Berenikkha dijo...

Pues creo que fuiste benevolente al calificar, en mi opinión la obra merece un 50, porque hay cosas muy rescatables en ella, claro, se olvidan un poco haciendo el recuento de los enormes descuidos en el montaje, de los cuales no podemos culpar a los magníficos actores que en él participan, sino a la mala lectura del director. Por cierto, en la propaganda de la obra, se cuestiona el hecho de que todos los textos de Shakespeare sean buenos, y a mi entender, sí lo son, aunque "El Mercader de Venecia" sea quizás uno de los menos espectaculares, no deja de ser muy bueno, por otra parte, la propaganda parece sugerir que a veces no se puede hacer más con el texto, incluso, siendo Shakespeare, será eso lo que querían representar? Saludos.