viernes, diciembre 10, 2004

La sociedad, un ponche: Woolf

"Arribamos así a la conclusión de que la sociedad es uno de esos ponches que las expertas amas de casa sirven hirviendo en Navidad, y cuyo sabor depende de la adecuada mezcla y agitación de una docena de ingredientes. Pruebe uno solo y resulta insípido. Pruebe a Lord A., a Lord O., Lord C., o Mr. M., y separadamente son nulos. Agítelos a un tiempo y producirán el sabor más embriagador, la más seductora de las esencias. En el mismo instante, la sociedad es todo y es nada. La sociedad es la mixtura más potente del mundo y la sociedad no existe."
Virginia Woolf, Orlando

9 comentarios:

La filos dijo...

Hace un tiempo intente leer a Virginia Woolf, Las Olas, no se si era mi diposición emocional, psicológica, anímica o de qué tipo... pero no la pude terminar y de lo que leí muy poco me gusto... tal vez sea buena idea retomarla.

Pepe González dijo...

Yo tampoco pude con "Las Olas" el año pasado. Estoy leyendo "Orlando" para mi tesis, y no me está pareciendo mala novela, aunque no es la literatura que más disfruto. La morosidad de algunos autores (como Woolf) me desespera taaanto...

Pepe González dijo...

Por cierto, lo que me gustó de la cita de Woolf es la idea de que la sociedad es todo y nada al mismo tiempo. Es una gran paradoja: existe con base en ingredientes que, por sí mismos, son nada. Sólo juntos resultan algo interesante.
Yo siempre he pensado que me fastidia "la gente", o sea, el conjunto de muchas personas reunidas en un lugar. Sin embargo, no hay otra cosa que me resulte más valioso que relacionarme con individuos. Suena paradójico, y lo es en un sentido. Pero desde otra perspectiva la gente y los individuos tienen muy poco que ver entre sí.
En términos de Woolf: a mí no me gusta tanto el ponche, sino tratar los ingredientes.

Chidoguán dijo...

La cosa es que eso de "la gente" no existe, sólo existen individuos. "La gente" o "la masa" no piensa, no siente, no vive. Por eso está bastante jodida esa idea maoísta de que el individuo se debe sacrificar frente a "la masa". (Por cierto, idea que me impidió disfrutar la película "Héroe", que fuera de eso, está bastante chida).
Saludos.

Jorge Pedro dijo...

yo odio el ponche, puaj.

La filos dijo...

mmmmm los tejocotes, la guayaba, las pasas, la caña, los tamarindos, la manzana, algunas veces la nuez mmmmm que rico... Porqué no te gusta el ponche JP?

Jorge Pedro dijo...

porque está lleno de frutitas, gajitos y aromas tropicales, sucios. qué asco me dan las frutas.

Pepe González dijo...

Yo creo, chido, que "la gente" sí existe. Es lo que ves cuando vas al Azteca a ver jugar a la Selección, lo que hay en un concierto en cualquier foro al que le quepan miles, lo que va al zócalo a gritar cada 16 de septiembre. Es real. Existe. Claro, son miles de individuos, pero algo humano se pierde (o se gana, según) cuando tantas personas se reúnen. A mí me asusta, porque entre la masa todo se magnifica: la alegría es inconmensurable, pero el coraje (cuando lo hay) también. Y así con cualquier sentimiento. Por eso prefiero, mil veces, tratar con personas a tratar con "la gente". Aunque pensándolo bien creo que siempre ha sido así: "la gente" es intratable. Las personas, por fortuna, no.

Chidoguán dijo...

Cierto, cierto... Mmm, no me queda nada más que agregar... Mmm... O...
¡Ya sé! ¿Qué tal esto? "Las especies de pescado baratas son tan sabrosas y nutritivas como las caras"