domingo, junio 28, 2009

La Ley y el Poli

Sábado, casi mediodía. Voy rumbo a Mundo E. Escucho Radio Pokajú cuando un policía de tránsito a bordo de una moto me alcanza por la derecha y me hace señas para que me orille.
El poli parece salido de La hora pico: gigantescas gafas oscuras, mostacho descomunal e intimidante barriga. Me da la mano y me pregunta de dónde vengo y a donde voy (casi filosófico, el poli). Le respondo.
--Su coche no circula hoy.
Pongo cara de sorpresa. Él explica:
--El cuarto sábado del mes los automóviles con placas terminación 1 y 2 no circulan... Y hoy es cuarto sábado de mes.
Saca su teléfono celular (un Sony Ericsson muy chido) y me muestra el calendario. Sí, es cuarto sábado de mes. Yo sigo con mi cara de sorpresa. "Es que de donde vengo nunca he tenido problemas". Me enlista de memoria los municipios que se acogen a esa medida ambiental. Estoy en territorio enemigo. Atizapán está allá atrás.
--¿Y entonces qué procede?
--Remitir su auto al corralón.
--...
--¿Me permite su licencia y su tarjeta de circulación?
Me tiembla la manecita cuando le entrego mis documentos.
--¿Dónde queda el corralón?
--Allá por (palabra ininteligible)... donde está la Coca-Cola.
--No. No tengo ni idea. Pero lo sigo... ¿Me devuelve mis documentos?
--No, estos los retengo hasta que lleguemos al corralón.
--¿Por qué?
--Es una garantía de que me acompaña. Si no, nos vamos, usted se mete a un centro comercial y cómo lo sacó de ahí...
--Pero, oficial, ¿cómo cree que haría eso? (Supongo que me mira con desdén detrás de sus súper lentes oscuros). Por favor devuélvame mis documentos.
--Se los devuelvo en el corralón, cuando pague su multa. Van a ser 1200 pesos de multa y además el piso... 100 pesos diarios hasta que saque el coche el lunes... En total van a ser 1500 pesos...
Le lanzo una perorata argumentando que eso es una irregularidad y tal (lo de retenerme los documentos). Para zanjar el asunto, él me muestra una parte del reglamento donde dice que el poli sí puede retener documentos "como garantía de pago de la multa". ¿¡?!
--Bueno, ya. Lo sigo.
Poli se acomoda la barriga en el cinturón y lanza su oferta de Julio Regalado:
--Le doy su multa ahorita y me quedo con un documento. Usted dígame cuál le devuelvo...
--No le puedo dejar ningún documento, oficial. Lo sigo.
Se me ocurre una idea genial, que le escuché alguna vez a mi madre: "Pídele que se identifique". ¡Yeah!
--¿Me permite su identificación?
--Claaaro que sí...-- Ahora es a él al que le tiembla la manecita cuando me entrega su credencial de tercer oficial de la policía de Tlalnepantla. Me doy mi tiempo para anotar todos los datos que me parecen importantes y se la devuelvo.
Arrancamos. Un kilómetro más adelante se orilla y me pide que me detenga. Se acerca a mi ventanilla.
--Lo voy a dejar ir esta vez... (Silencio desconcertante... ¿Escuché bien?) --Pero déme el papel donde anotó mis datos.-- Se lo doy y, cuando lo toma, lo arruga con rabia. --Le recomiendo que no vaya a donde iba. Que se regrese.--
--Gracias, poli. Buena tarde.

3 comentarios:

RED dijo...

Ya me ha pasado, tantito eres derecho y cooperativo con la ley (sacando uno que otro dato) y a los polis ya no les gusta. Yo acostumbro proponer la mordida y cuando se les hace poco, les digo que me levanten la infraccion y se identifiquen, que los dos ya caimos en corrupcion yo por proponer y el por pedir que me $uba asi que voy a declarar contra nosotros aunque me jodan a mi por corrupto tambien. Y asi, solitos se alejan en el horizonte. Todo a menos que sea de noche. Si es de noche casi no discuto. Saludos Pepe!!

Dawn A.G. BlackRaven dijo...

Bueno, lo mejor es cuando te caen siendo dama y te inventan hasta infracciones.... les solicitas amablemente que te muestren el reglamento y zaz! salen con que se les olvidó... yo sí les discuto... porque odio se pasen de lentejos y me gusta más desesperarlos cuándo les demustro que me sé más el reglamento que ellos (no es por ocio, me toco hacer un diseño "portatil" que está en la página de 88.9 noticias, por lo que me tuve que aprender el lindo librito de "educación" vial)... el otro día en la noche se quisieron pasar de cabreras con la novia de mi mejor amigo queriendole aplicar una madre que ni existe... en fin...
viva nuestra policía..
Mi querido Red me encantó tu acostumbrada táctica espantapolis....

RED dijo...

Que bueno que te latio Gio. Olvidé comentar que a veces se puede poner padre si a los patrulleros les hablas con tono patrulleril, algo como: "Uuuuy oficial, eso si no se va a poder, porque no traigo mas que 20 pesos, ¿no? Y pues usted sabe, si ha leido los reglamentos, que orita ya la regamos los 2, asi que levanteme mi infraccion y permitame sus documentos, ¿no? Para dar parte a las autoridades, ¿no? O no se... asi estan las cosas, este pais no le da a uno a ganar mas, ¿no? Asi que usté digame qué se le ocurre, que hacemos? A ver propongame, lo escucho..." (y ahi abanico los 20 pobres pesos viendo como se le hacen más apetitosos que antes, y luego se hacen los dignos y ni los aceptan)