viernes, mayo 29, 2009

Pumas 1 - Pachuca 0

De lo más extraña, la noche de jueves.

Partido de ida final Torneo Clausura 2009. Llueve en Lomas Verdes mientras compro jamón serrano para la botana del partido. Sigue lloviendo de regreso a casa con un amigo. Están invitados varios, casi una decena, pero sólo dos han confirmado. A la entrada del fraccionamiento éste pierde la energía eléctrica. Llegamos a la casa pasadas las nueve y completamente a oscuras. Otros dos se suman a la tertulia. Traen pizza. Pero no hay luz. Imposible ver el partido... En el jardín, mientras alguien se columpia entre tinieblas, de la casa vecina se escucha: "No mames wey, gol de Pumas" o algo así. Yo soy el único de los cuatro que cree realmente que Pumas ganará la Final. Abrimos el jamón serrano. Papas también. Y Coca Cola con hielos. Casi para terminar el primer tiempo nos hacemos de una tele a pilas que proyecta en blanco y negro figuras diminutas que juegan fútbol. No alcanzamos a distinguir los colores con los que seguramente no combina el uniforme de Calero. Llega otro amigo rezagado con más papas y Coca Cola. El partido sigue, pero nadie lo ve. Es lo de menos. La charla gira en torno a apodos, proyectos de páginas web y películas, entre otros temas. Reímos de buena gana varias veces.

Me cuesta creer (aunque no tanto, francamente) que un plan frustrado termine tan bien. Me alegra sobremanera constatar que la gente reunida por el puro gusto de reunirse puede, sin complicaciones, convertir en más que agradables un par de horas que en el papel estaban destinadas al desastre. ¿Que ganaron los Pumas? Es lo de menos. Yo siento que ya he ganado un Campeonato.

No hay comentarios.: