domingo, julio 06, 2008

Chico malo, chico malo...


Desde hace algunos años (específicamente desde 1999, luego de la masacre en Columbine) me ha llamado mucho la atención cómo gente aparentemente normal (dejemos para después la discusión de qué es "normal") es capaz de llevar a cabo hechos de maldad superlativa.
La mayoría de nosotros, cuando hablamos de maldad dura (Columbine, Virginia Tech, el Holocausto, el genocidio en Ruanda...) tomamos distancia asegurando que esa gente malvada está enferma y, como nosotros somos perfectamente sanos, seríamos incapaces de acciones tan deleznables.
Yo pienso (y lo hago intuitivamente, desde mi ignorancia sobre psicología, sociología, antropología y afines) que --si se nos presentan las condiciones "propicias"-- somos bien capaces de hacer cosas que, en circunstancias normales, no dudaríamos en tildar de enfermas o abominables.
Ayer me topé con este libro que parte de la misma tesis: "Nuestra naturaleza puede virar hacia el lado bueno o malo (...) las cualidades se adquieren mediante la experiencia o la práctica o por medio de una intervención externa como el hecho de hallarse ante una oportunidad especial".
Es el primer libro del que tengo memoria que me recibe con un lamento por parte del autor: "Me gustaría decir que escribir este libro ha sido una empresa agradable, pero no lo ha sido ni un solo momento en los dos años que me ha llevado terminarlo".
Son 596 páginas, más 56 de notas, buscando respuesta a la cuestión: "¿Qué hace que la gente actúe mal?" El autor es Philip Zimbardo, profesor emérito de psicología de la Universidad de Stanford; ex presidente de la American Psychological Association.
Fascinante en serio: plantea preguntas incómodas y no ofrece respuestas fáciles. Superación personal de a deveras.

1 comentario:

Albie Gio dijo...

Hey!
Gracias por la recomendación... el tema me interesa mucho por lo que tu reseña logró generarme un tanto de curiosidad... lo voy a buscar para darle una leída...

Besooos!