lunes, marzo 17, 2008

La Zona


La película inicia con varias casas reflejadas sobre los vidrios entintados de una camioneta BMW. Son fachadas grandes, bien pintadas, con césped al frente y garajes que guardan autos cotizados en dólares. Es un fraccionamiento de lujo en algún suburbio de la Ciudad de México. Un muro divide el afuera del adentro y cámaras de video sirven de ojos a los policías privados que vigilan el fraccionamiento las 24 horas del día. Es La Zona.

Fuera de ella, apenas cruzando el muro, se encuentra el "mundo real", cualquier cosa que eso signifique, con sus techos de lámina y caminos de terracería.

La película explora la posibilidad de lo que ocurriría si un incidente violento, desencadenado a raíz de un robo, ocurriera en uno de esos fraccionamientos siguiendo la premisa de que sus habitantes preferirían seguir la investigación del caso por mano propia en vez de permitir la intervención de la Policía. Pese a un par de momentos casi inverosímiles (aunque no del todo), la película funciona bastante bien, sobre todo al nivel de la reflexión a la que invita: linchamientos no hay sólo en Tláhuac. Esa vena visceral y justiciera es igual o más peligrosa entre gente que cree que tiene derecho a la impunidad. Gente que cree que es necesario violar la ley para mantener el orden. Claro que la ley en nuestro país, y quienes se encargan de hacerla valer, tampoco se defienden muy bien en estos casos.

Este filme de Rodrigo Plá ganó el León de Oro a la mejor ópera prima del pasado Festival de Venecia. Actúan Daniel Giménez Cacho y Maribel Verdú, entre otros.

2 comentarios:

llanos dijo...

ultimo comentario antes de irme a comer...a grandes rasgos y por lo que comentas la pelicula trata de reflejar la paranoia que viven las personas que viven en el df, el grado de inseguridad al que se ha llegado, el creer que encerrarse en cuatro paredes les permite una vida mas tranquila sin pensar que en algunos casos esas mismas cuatro paredes resultan ser una jaula o una trampa para ellos mismos, que al ser violada esa barrera puede despertar los instintos de sobrevivencia que cualquier persona muestra al sentirse amenzada... veridico? alguna vez la television nos lo ha mostrado, lamentablemente...

Jorge Pedro dijo...

una película padre. yo la disfruté. saludos.