martes, diciembre 12, 2006

Entre tinieblas

Todos conocemos al Almodóvar del Óscar. Ése de Todo sobre mi madre y Hable con ella. Mucho más el del post-Oscar: el de La mala educación y Volver. A muchos no les gusta. Hace unas semanas leí un post de Diana Solano (http://thefairestcreature.blogspot.com) que empezaba "Almodóvar lo hace de nuevo: otra película que no me gusta".
Me he dado cuenta de que hay mucha gente a la que Almodóvar no le gusta. Pienso que a la mayor parte de esa gente (Diana incluida) le repele el hecho de que Almodóvar sea tan laureado por trabajos que parecen producto de un efectismo fácil. Diana de nuevo: "Pura película de 'ay, qué susto, se tiró a la comatosa'".
No negaré que Almodóvar sea efectista (su ánimo provocador en muchas ocasiones es profundamente visceral). Mi punto, en todo caso, es que su éxito no está basado sólo en eso.
Entre tinieblas es la película más "vieja" que he visto de Almodóvar. Del '83 cuando, seguramente, ni soñaba con ganar el Óscar. Cuando --se nota-- no tenía presupuesto para cubrir sus aspiraciones. Pero cuando, sin embargo, ya era Almodóvar.
Trata de una cantante que, después de que su novio muere de sobredosis, se refugia en un convento. De la orden de las "Humilladas Redimidas". Obviamente uno se imaginaría que en el convento se encontraría con las monjas penitentes, cerradas de mente (y de piernas) que el estereotipo manda.
Pero es una película de Almodóvar. Sor Rata de Callejón es escritora de clóset (escribe novelas rosas con pseudónimo); Sor Víbora es diseñadora de modas (cambia de hábitos a los santos cada temporada); Sor Estiércol es masoquista y adicta a los ácidos y la abadesa Julia es lesbiana adicta a la coca y la heroína.
Todo queda puesto para una película hilarante, claro, pero también inteligente. El director no se conforma con la risa fácil y por momentos lleva el guión a reflexiones teológico-filosóficas, sin olvidar su audaz manejo del color en la pantalla y la ingeniosa musicalización que le ha caracterizado desde sus primeros trabajos.
Me ha dado gusto ver ese Almodóvar. El de los primeros trabajos. Y saber que su talento viene desde entonces y no es producto (sólo) de su fama reciente.

5 comentarios:

Diana dijo...

=) Tu chica me informó de este post. Me hizo reír.

Ni modo, tendremos que pelearnos por Almodóvar. Es que guácala-guácala-guácala. Pero pus... cada quién, ¿qué no?


(Sexto intento de poner el comment. Está medio difícil el sistema de comentarios en ergozoom.)

Diana dijo...

Graaaacias, sólo me deja comentar con mi identidad de gmail, y no con la de blogger. ¿A qué se debe eso? Quiero sabeeer, sufro.

Berenikkha dijo...

Se debe a la nueva versión de bloggerBeta.. ¿o no?...
No se peleen por Almodóvar... tampoco es santo de mi devoción, pero hemos de reconocer su perfección técnica... de hecho.. lo único que a mí no me termina de gustar... son sus temas... de ahí en fuera... todo bien con Almodóvar...

Albie Gio dijo...

Ok...
Me llamó mucho la atención tu post, dado que siempre me he jactado de ser fan de las pelis de Almodovar...

De hecho aunque me han gustado sus últimos trabajos, no puedo negar que extraño en ocasiones a ese Almodovar oscuro, que musicalizaba sus trabajos con temas de su grupo musical... Ultra ochentero por cierto...

Ese Almodovar de Matador, Que hecho yo para merecer esto y de Entre Tinieblas...

Yo me encontré un día en cable Pepi, Luci y Bom y otras chicas del Montón, su primera cinta.. y aunque si es un tanto extraña, me percaté que no soy fan del "oscar" si no de esa evolución artística que lo ha convertido en querido por muchos y odiado por otros...

en fin... gracias por tocar un tema que adoro... y pues por muy polémico que pueda ser, me encanta su trabajo como director y proyector de fantasías perversamente entretenidas

Pepe dijo...

¡Buenas noticias! Encontré "Entre tinieblas" en DVD. MixUp. 76 pesos. ¡Una ganga es!