martes, junio 06, 2006

Bienvenue dans le caos!


6/6/06... ¡La Bestia, desatada!
Ayer se abrió un boquete de 12 metros de diámetro en el lago mayor del Bosque de Chapultepec (todas las distancias guardadas, el Central Park de por acá). Se escaparon (todavía no sabemos a dónde) 50 mil litros cúbicos de agua y murieron cientos de carpas que vivian ahí.
Esta mañana, eficientes cuadrillas de trabajo limpiaban el fondo del lago y analizaban las causas del desastre... en declaraciones a un noticiero de radio dijeron ser "maquinistas podadores". Ajhá.
Pero eso no es todo. Hoy muy temprano balearon la camioneta de Cecilia Gurza, esposa de Carlos Ahumada, quien desde la cárcel amenazó con dar a conocer hoy nuevos videos que afectarían la imagen de Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial del PRD (izquierda). No se sabe quiénes fueron los agresores ni si los videos se mostrarán o no.
Por si fuera poco, y también esta mañana, no una ni dos, sino tres encuestas tres ubican en sendos empates a los candidatos presidenciales Felipe Calderón (derecha) y López Obrador.
La mesa está servida para el debate de esta noche, que habrá de ser espectacular si los candidatos no quieren perder atención entre estas otras cosas que --si no trascendentales-- pintan mucho más atractivas que dos horas de señores encorsetados repitiendo como cyborgs lo mismo que dicen desde tiempos que escapan a la memoria de este blogger.
Este Día de la Bestia, la diversión no ha hecho más que empezar... En México, el niñito ese de la película aquella nos hace los mandados...

1 comentario:

Josemaría Camacho dijo...

Como si nos hiciera falta algo de agua en el subsuelo.

Parece que el infierno comenzó a arder a más farenheit que de costumbre, quizá por la cabalística fecha. La misteriosa filtración del lago de Chapultepec (que, por cierto, nos enseñará a no seguir al pie de la letra la creencia clásica de que el arte imita a la naturaleza y que, además, ahuyentará a los trajeados que comen en el restaurante adjunto), sirva al menos para enfriar un poco el inframundo extremadamente fogoso que nos sostiene. Saludos, PP.