lunes, mayo 01, 2006

AMLO: You have to fight!

Sobresaliente el editorial de Denise Dresser esta semana en proceso. Se titula El autocomplot. Chequen uno de los últimos párrafos:
"Y ése ha sido el principal error de AMLO. Pensar que no es necesario convencer; que basta con existir. Pensar que no es necesario contender con los mejores instrumentos; que basta hacerlo con los mejores instintos. Decir que no va a “entrarle al juego de las campañas mediáticas” cuando esas campañas están acabando con su margen de ventaja. Decir que “la gente lo va a entender” cuando 40% del electorado cree que él es “un peligro”. Afirmar que “va a pintar su raya” cuando esa raya lo está colocando ante la posibilidad de perder la elección. Afirmar que no va a caer en una provocación, cuando lo que se requiere en realidad es una buena reacción. Un cambio de táctica. Un reconocimiento de que las campañas sirven para debilitar la posición de los adversarios y no sólo para vanagloriarse de la propia".
---
AMLO está cometiendo el mismo error que Cárdenas en el '94 y en el 2000: pensar que las campañas se ganan sólo a ras de suelo; que la gente no hace caso de la televisión, la radio y los periódicos; que ni la opinión pública ni la publicada importan. ¿Cuándo se dará cuenta de que está en una campaña política y que ésta es una guerra mediática? ¿Se dará cuenta alguna vez? Chequen el texto de Dresser. No tiene desperdicio.

1 comentario:

alejandro dijo...

LOPEZ, ¿UN PELIGRO?

.

Resulta triste para un grupo de fundadores del PRD, y para lo que sobra de la ya relegada izquierda que intentó con ese partido tener una alternativa democrática, comprobar, un dia si y otro también, que efectivamente el señor López ha secuestrado al partido y como, progresivamente, este se convierte en una estructura oportunista y dictatorial, muy diferente a lo que ellos planearon.

Concretamente en el caso del señor López, si analizamos desapasionada y cuidadosamente los datos disponibles, y haciendo a un lado los delirios exculpatorios de un "complot", que involucra a cualquiera que no piense como él, encontraremos antecedentes que nos obligan a considerarlo como un muy posible problema para la nación. ¿Cuales?

Primero y lo mas grave. Por su ahora ya inocultable personalidad, misma que lo hace mostrarse intolerante, autoritario, suspicaz y profundamente resentido, incapaz de aceptar que está equivocado aunque se le demuestre su error. Manda "al diablo" lo que no le agrada.

Por su desprecio a quienes no piensan como él, descalificándolos no con argumentos, sino con motes despectivos, (pirruris, maximilianos, señoritingos, chachalacas, etc.).

Por el equipo que lo rodea, integrado en gran parte por oportunistas, demagogos y políticos de tormentoso pasado. Favor de revisar las listas de candidatos y asesores.

Por carecer de palabra. Se "raja" cuando así le conviene.

Por transitar por el peligroso camino que lleva a la radicalización de la sociedad, habiendo sido, innegablemente, el iniciador del discurso de la vindicación, el resentimiento y la descalificación.

Por su simbiosis con las sentinas del periodismo escrito y radial. Periódicos facciosos, columnistas y editorialistas arrogantes y carentes de objetividad, maestros de la mentira, el sesgo y la calumnia, que destilan odio y rencor en cada editorial.

Por que si gana este señor, y nos endilga como censor a un tipo como Batres, Gómez o Arreola, irremediablemente deberemos irnos olvidando de criticar las acciones del, para entonces, sacrosanto Gobierno.

Y por si faltara algo: Por ignorante.

Respetuosamente:

Alejandro Vázquez Cárdenas
drvazquez4810@yahoo.com