viernes, diciembre 30, 2005

Reivindicación de Kong


No sé por dónde empezar. Quizá afirmando rotundamente que King Kong es una graaan película. Así nomás: que valen la pena las tres horas y media en el cine. Que valen mucho la pena.
Peter Jackson no sólo logró lo que parecía imposible: dirigir un homenaje decoroso del clásico de 1933, sino hacerlo -además- luego de haber dirigido la trilogía de El Señor de los Anillos. Y, hay que decirlo, con este nuevo Kong Jackson no sólo alcanza lo "decoroso", sino vuelve a visitar las más altas esferas de lo espectacular.
Hay referencias a El corazón de las tinieblas, que -como apunta un personaje- no es (aunque lo parezca en primera instancia) una simple historia de aventuras. Es una reflexión sobre el Hombre mismo, y su relación con la naturaleza. Eso es también King Kong.
El Hombre no tolera lo que no entiende y por eso no soporta la Naturaleza. Está en él destruirla definitivamente: exterminarla. Cercarla poco a poco, acorralarla, provocar sus desastres (y sufrirlos) en vez de siquiera intentar comprenderla y entonces, quizá, convivir con ella. Por eso la gente agota las entradas de un teatro inmenso para ver a una bestia sobajada y deja espacios vacíos en un local donde se presenta una obra de teatro en forma.
Eso es lo que nos dice King Kong desde hace más de 70 años. Y es lo que nos repite Jackson en su nueva película, en la que echa mano de todos los recursos técnicos a su alcance. En el Kong de Jackson hay 200 millones de dólares, con todos los efectos especiales que eso supone: más dinosaurios que en Parque Jurásico, insectos inimaginables de gran tamaño y, claro, un simio gigante que nunca parece animado por computadora (en gran parte gracias a la tecnología del motion-capture).
Y hay talento detrás de todo ese despliegue técnico: la historia está bien contada; las actuaciones son más que suficientes (sobresalen Jack Black y Naomi Watts) y el guión es lo suficientemente sagaz como para, por ejemplo, situar en una jaula ante la que se lee: "Peligro: Animales Salvajes Adentro" a los escritores del guión que el megalómano Carl Denham (Black) pretende filmar en la Isla de la Calavera sin imaginar, claro, lo que encontrará al llegar ahí.
Por estas y otras razones que espero constaten ustedes mismos, King Kong es altamente recomendable. En la escala ergozoom la peli tiene un bien ganado y redondito 80.
Pero, como siempre: ¡vayan a verla, y aluego la comentamos!
Posted by Picasa

6 comentarios:

Chidoguán dijo...

Nel, la película tiene sus momentos pero el pinche Peter Jackson se enfermó de poder. Si durara como una hora menos, seria mucho mejor.

Anónimo dijo...

Ya revisé algunas de tus reseñas a películas, y me parecen buenas. En muchos casos coincido contigo pero, ¿hay alguna que gane la fabulosa calificación ergozoom de 100? ¿O KK ganó el 80 de 80 en ergozoom points?

Pepe dijo...

Chido: Me parece que sí hay momentos en los que a Jackson está a punto de salírsele de las manos la película... pero logra (apenas) contenerse. Además, ¿qué gran director de cine NO es (o fue) megalomaníaco? ¡Saludos!

Pepe dijo...

Anónimo: No. Creo que ninguna película ha merecido el 100 redondo. La perfección no existe, ¿o sí? ¡Gracias por venir!

kiwi dijo...

creo que yo...
fuial cine el mismo dia que tu "fuente" original hehehehehe la verdad para mi esta pelicula deja muy en mal a Peter Jackson

Pepe dijo...

Kiwi: Qué pena que no te gustó. Sigo viendo que las opiniones están muy divididas... ¡Saludos hasta Juárez, y gracias por venir!