sábado, marzo 05, 2005

Una película de miedo

Hace un par de días vi The Rocky Horror Picture Show, y no negaré que quedé intrigao.
¿De qué va ese culto a una película que, en términos generales, es bastante mala? Sí, tiene un par de canciones pegajosas, otro par de buenos chistes y mucha irreverencia (aunque no tanta ahora, 30 años después de su estreno) pero, ¿eso justifica que la película se siga proyectando en funciones de medianoche en cines de varias ciudades del mundo? ¿Y que la gente vaya al cine con su RHPS-Kit, que incluye pistola de agua para simular lluvia y arroz para arrojar durante la escena de la boda? Hum.
Escribe Alberto Fuguet sobre el fenómeno de las cult movies que éstas son un descubrimiento personal: "Mientras la masa se deleita con una película de moda, que ha sido apoyada por la máquina publicitaria, representante típica de los cánones hollywoodenses el aficionado a las cult movies siente que ha encontrado un tesoro único, creado especialmente para él". (Primera parte, p. 49)
Yo no logré hacer clic con Rocky Horror. Y pienso que hay mucho bluff en el culto que se le rinde. Por lo menos parece ser un bluff divertido. Como vestirse de Chewbacca para ir a ver Star Wars. O ponerse capa y lentes para ver Harry Potter.
¿O no?

10 comentarios:

Jorge Pedro dijo...

rhps es una apología de los outsiders. por eso logra tantos y tan intensos clics con muchísima gente. además, hay que entender el contexto glam de la época y entender la película como un musical, o mejor dicho, como un anti musical. es también una burla al cine b y sí, el lenguaje cinematográfico kitsch es a propósito (enorme mérito para la época). yo soy gran fan de la película.

Jorge Pedro dijo...

rhps me dejó la enseñanza de que uno no puede andar por la vida con las estructuras tan solidificadas. échale un ojo a lo que escribí en la revista complot sobre esta película en el número antepasado.

Pepe González dijo...

Yo me considero un outsider en varios sentidos y ni así pude relacionarme con la película.
Y, no sé, pienso que cuando una obra tiene que apelar a su contexto histórico para explicarse quiere decir que no es TAN buena.
Ahora bien, estoy de acuerdo en eso de que no se puede (¿ni se debe?) ir por el mundo con estructuras rígidas. Hay que desaprender mucho, y divertirse en el camino. Pero para antimusicales, prefiero, por ejemplo, el que hizo hace unos años Baz Luhrmann con Moulin Rouge!
Leeré con mucho interés tu texto de complot si me lo mandás por mail. Saludos.

Jorge Pedro dijo...

a mí moulin rouge no me hace taaan feliz. aunque la música sí.
por otra parte yo no lo consideraría un anti musical.
saludotes y felicidades por el primero de abril.

Pepe González dijo...

Me parece que en Moulin Rouge hay bastante menos irreverencia que en Rocky Horror, OK. Pero claro que es un anti-musical. La música son todas parodias de canciones híper famosas de Los Beatles a U2, pasando por Nirvana, Bowie, Queen y Gloria Estefan, entre muchos otros.
Y más allá de fetiches generacionales, me parece que cinematográficamente hablando Moulin Rouge tiene bastantes más méritos que RHPS. En fin, gracias por la discrepancia.

Merboy dijo...

Quote:
--------------------------------
Y, no sé, pienso que cuando una obra tiene que apelar a su contexto histórico para explicarse quiere decir que no es TAN buena.
--------------------------------

So ... entonces Citizen Kane de Welles, no es TAN buena? Olympia de Leni Riefenstahl tampoco?

Pepe González dijo...

Citizen Kane es extraordinaria entre otras razones porque no necesitas saber quién fue William Randolph Hearst para entender la película y disfrutarla. La pudiste haber visto cuando se estrenó o ahora y se goza lo mismo. Eso pasa sólo con las grandes obras. No estoy seguro de que ocurra lo mismo con Olympia, porque es un documental que tenía como objetivo registrar hechos históricos de los cuales no puede deslindarse, pero sus méritos cinematográficos son sin duda innegables. Mi tesis es que RHPS no se ubica en ninguna de las dos categorías mencionadas. Saludos, y gracias por venir.

YO SOY EL QUE YO SOY dijo...

El show de terror de Rocky es deliciosa, por asquerosa, por que no pretende nada, ni lo pretendió en su momento. Tim Curry alcanza el cenit y el fin de su carrera en una misma pelicula y eso tambien es de destacarse. Y además creo que Moulin Rouge! le debe más cinematograficamente a la estetica del videoclip, que al cine musical , y ahi está su música (que no era su música) para confirmarlo

Pepe González dijo...

Para mí la película sí es pretenciosa. Nadie, creo, hace una película sin pretenciones. La música, las letras de las canciones, la caracterización de los personajes, Meat Loaf. Parlamentos como "Give yourself over to absolute pleasure. Swim the warm waters of sins of the flesh - erotic nightmares beyond any measure, and sensual daydreams to treasure forever. Can't you just see it? Don't dream it, be it". Todo es híper pretencioso. Y está bien que así sea. Pero una cosa es ser pretencioso y otra cumplir las pretenciones. Para mí Jim Sharman fue un burro que tocó la flauta. Saludos.

Tiro dijo...

RHPS...
Más allá de obedecer a tendencias de su época y presentar un homenaje/parodia a las películas de cine b de los 50, esta película no se pierde en su tiempo. continua igual de actual y nueva para muchos. Es un hecho que quien la ve por primera vez y se entera luego el año en que fue filmada, se sorprende.
Entre tantas opiniones no se que decir. Pero bueno, un hecho es que la gente siempre va a estar buscando algo con que identificarse y que aclamar, en el caso de esta película, se presta para esas virtudes...es tan mala y tan buena que se presta para ser la favorita de muchos o un fracaso completo como fue cuando se estrenó( a diferencia de la obra de teatro que fue un madrazo y hasta Elvis la iba a ver!).

Solo puedo imaginarme como le habra quedado a julissa aqui en México cuando el dr. frankenfurten fue interpretado por don gonzalo Vega..je.

Saludos